Algunas verdades para mejorar.

Los días del 18 al 25 de noviembre de 2013 tuvieron una importancia especial, un viaje de trabajo donde pude estar más en contacto con mi jefe directo, llevando las actividades del día al límite, no me imaginaba la capacidad de trabajo de mi jefe y la forma tan meticulosa con que cuida su salud, pienso que ambas van de la mano, tengo mucho que aprender de él.

Cuando tienes cierta posición dentro de una compañía, se espera que tus acciones sean llevadas a cabo sin necesidad de un adiestramiento tardado, simplemente te dicen cuál es el objetivo general y te las tienes que arreglar para resolver las cosas, después de todo, para eso estás.

Una compañía de buen nivel no te va a valorar por la cantidad de “t” a las que les pones la línea horizontal para que no se confunda con “l” o el número de i a las que les pusiste el punto, es muy importante cuidar la ortografía, pero ¿Cuánto valor añadiste a la compañía por medio de tus actividades? alguien a quien van a apoyar en su desarrollo es alguien que liberó un proyecto que retorna a la compañía varias veces lo que le cuestas, sé que suena injusto, pero ¿Alguien diferente a tu familia te va a mantener?, tal vez, pero en la iniciativa privada no es así.

Por ejemplo, tu ganas 100 unidades (incluidos gastos indirectos e impuestos), y la compañía sólo obtiene 120 unidades derivado de tus actividades, el encargado de las decisiones lo va a pensar muchísimo antes de darte un aumento o promoción, por otro lado, cuando te contrataste estuviste de acuerdo en tu sueldo, y lo firmaste, y sigues dando el trabajo meritorio de 100 unidades, ¿Cuál es la razón para que te aumenten tu sueldo si sigues dando el trabajo para 100 unidades?, de las 5 veces que tu jefe pasa cerca de tu lugar 2 o 3 estás en el Whats App, te la pasas consumiendo distracción de las redes sociales, pero eso también te consume a ti, ¿sabes que se gasta casi la misma energía consumiendo que produciendo?

Aquí hay tres opciones:

1. Si tu día de trabajo no se parece al párrafo anterior, no tienes por qué seguir leyendo esto, tu estas en el camino hacia un mejor futuro, sigue tu capacitación profesional y disfruta de tu navegación por internet, a ti te recomiendo la siguiente página para que te relajes: Lolcats.

2. Si estás en el caso del párrafo, pero te interesa poco satisfacer la “voracidad capitalista” de tu empleador y te encanta recibir lo que ganas por el trabajo de poca calidad que desempeñas, aquí hay una salida para que conserves tu zona de confort.

3. Estás en el caso del párrafo, pero te interesa mejorar tu carrera profesional, hay una serie de verdades que te pueden servir para mejorar.

Verdad #1. El mundo te valora por lo que obtiene de ti.

Si tu vas a un consultorio médico, lo menos que esperas ver el la pared a la espalda del doctor es un título y varios reconocimientos curriculares, y su número de cédula profesional impreso en la receta, pero si los documentos fueran:

A. Papá del año.

B. Mejor hermano de la familia.

C. La persona más amable del vecindario.

Cuando empiece a escribir la receta, ¿pensarás que es el medicamento correcto?, tomarás la pastilla pensando: ah que doctor tan amable, seguro esto me hará bien. Por supuesto no, no vas a calificarlo por su amabilidad, o aceptación familiar de la que goza, eso es bueno, pero requieres alguien que pueda resolver la enfermedad de manera efectiva.

English: Kit de trabajo, para fibra optica

¿Cómo dijo el profesor que se iniciaba una anestesia?, creo que viendo el equipo lo recordaré (Photo credit: Wikipedia)

Es lo mismo hacia ti, lo último que deberías decir en una entrevista de trabajo o escribir en tu CV, es: le voy a echar el 100% de ganas, soy buen hijo / padre de familia / esposo, vengo de buenas, voy a salir adelante. Tal vez esas características puedan llegar a mejorar tus relaciones interpersonales en el trabajo, pero no te quieren para eso, la descripción indica programador, desarrollador, project manager, etc.

No dejes de atender tu familia por esto que acabas de leer ni te conviertas en un workaholic, pero puedes enfocar y aprovechar bien el tiempo que obligatoriamente tienes que laborar.

2. Tu propio cerebro lucha contra la mejora continua.

La ley del menor esfuerzo puede estar actuando contra ti si no te ha servido para hacer más con el mismo esfuerzo, si esta ley la usas para hacer lo mismo con menor esfuerzo, “lo mismo” te da la misma utilidad y no estás ganando valor.

Cuando alguien te critica, tu cerebro razona de todas las maneras posibles, honestas o deshonestas para restar importancia a la crítica, misma que puede ser tu mejor aliada para mejorar, puede que la crítica sea interpretada como un insulto o como una confirmación de que “le caes mal” a ese tipo.

Anuncios

Acerca de JuanG

PM, EE, TL, Sr SE
Galería | Esta entrada fue publicada en Capacitación personal, Productividad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s