Cómo construír un hábito.

La pesa rusa a la espera.

La pesa rusa a la espera.

Ayer pensé: estoy muy cansado, mi día fue muy productivo, terminé una cantidad de pendientes importantes en Wunderlist, la última junta fue un éxito, luché con el tráfico y salí victorioso… Entonces, me merezco un descanso, un break de la rutina, estar horizontal un ratito (recostado).

Ese preciso momento en que la fuerza de voluntad falla y todo parece conspirar (incluyendo las partes más básicas de mi cerebro) para que este día quede un hueco en la app habits, total, ¿Qué es un día de los flamantes 11 que llevo haciendo los swings de Kettlebell? ¿sólo un 10%? la mayor racha que llevo desde el 26 de mayo de 2013, mientras más se prolongaba este razonamiento, la pesa rusa se iba perdiendo en un abismo de indiferencia.

Pero he aquí lo que hacía falta, no era una pastilla de energía o un red bull bien frío, sólo un flash en mi mente recordando que eventualmente voy a publicar los resultados en este blog, y lo bien que me sentiría dando tap en el cuadro de completado.

Ese día pesaba 4 o 5 kg más de lo que solía, realmente estaba cansado y eso le parecía a mi mente el trabajo de levantarla.

Para construir un hábito hay que tener en cuenta que la fuerza de voluntad en realidad no es fuerte, es un recurso limitado y muy dependiente del estado de ánimo.

Cuando creas un hábito debes tener en cuenta que hay tres momentos en su construcción de acuerdo al estudio del comportamiento, esos tres puntos se recorren de principio a fin en cualquier hábito, como un script:

Un trigger o disparador: Es la situación o evento que despierta el interés o necesidad de realizar una acción, por ejemplo, el momento en que volteo a ver los dulces sobre mi escritorio. Empiezo a pensar en la satisfacción que puede producir y hasta tengo reacciones fisiológicas (empiezo a salivar).

La acción: Cuando empiezo a dirigirme al satisfactor potencial de ese trigger o disparador, y llevo a cabo todo lo necesario para satisfacer la necesidad.

La meta: Es el resultado imaginario o real de esa acción, que pueden ser la satisfacción momentánea (por las calorías ganadas) o el mejor estado de salud (por las calorías consumidas si haces ejercicio), la aceptación por parte de la sociedad (tal vez ficticia) u otros.

Aplican para todos los hábitos, buenos y malos.

En el caso de la pesa rusa, la meta original era mejorar mi condición física, era una meta un poco débil, me queda claro, ya que me faltaba consistencia, el trigger ya lo tenía puesto que desde mayo ya estaba el recordatorio en habits, y el resultado que obtuve no era como lo esperaba, así que el punto fue: fortalecer la meta, una vez que fijé el objetivo de presentar el avance y dar cuentas del mismo, el trigger ha funcionado mejor.

Hábito de Kettlebell

Hábito de Kettlebell

Tu también puedes modificar tu script adaptándolo a tu situación personal para lograr vencer un mal hábito o crear uno bueno. Revisa cómo se dispara un hábito, agrega facilitadores (habilidad) para desarrollar la acción o pondera más la meta (motivador). Claro que es posible.

Anuncios

Acerca de JuanG

PM, EE, TL, Sr SE
Galería | Esta entrada fue publicada en Capacitación personal, Productividad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s